Cultura Galega Adiós, ríos; adiós, fontes; adiós, regatos pequenos; adiós, vista dos meus ollos, non sei cando nos veremos. (Rosalía de Castro) Comería a túa alma coma quen come un ovo doce novo, perfecto microcosmos no seu óvalo de nacre. (Estíbaliz Espinosa) Idioma meu, homilde, nidio, popular, labiego, suburbial e mariñeiro, que fas avergoñar ó burgués, ó señorito i o tendeiro. (Manuel María Fernández) Ás veces fáltannos palabras e ás veces sóbrannos, ás veces fáltanos o tempo de dicilas e ás veces pásanos o tempo de calalas. (Baldo Ramos) Os soños cantan coa gorxa xeada, como esclavos fan tocar os tambores. (Manuel Rivas) Mexan sobre nós e temos que dicir que chove. (Castelao) Díxenlle á rula: Pase miña señora! E foise polo medio e medio do outono por entre as bidueiras sobre o río. (Álvaro Cunqueiro)

El gallego que fundó El Aaiún, hoy ciudad más importante del Sáhara Occidental, por un valor de 500 pesetas


Manuel Rodríguez Paseiro, nacido en La Coruña, desembarcó como soldado de reemplazo en el fuerte militar de Cabo Juby hace unos 85 años, pero llegó a amar tan profundamente el desierto y a sus gentes, que se quedó allí para siempre, aprendió sus dialectos y acabó por convertirse en el mítico "Caíd Manolo", el hombre más querido por las tribus nómadas incluidos los irreductibles "Tuareg" a las que consiguió pacificar sin más ayuda que su profundo amor y comprensión.

Cabo Juby

Cuentan que el día en que el famoso coronel Bens supo que Manolo había hecho amistad con el Caíd Salah, jefe indiscutible de las facciones aún rebeldes, le preguntó qué se podía hacer para atraérselos sin lucha, a lo que éste respondió: 

Desde que las arenas se tragaron la ciudad santa de Smara, lo que más desean es tener otra con un gran zoco al que acudir a comerciar de vez en cuando. 



El coronel le pidió entonces que construyera una, y el Caíd Manolo, acompañado del hijo del Caíd Salah, Mohamed, y de su fiel compañero de aventuras, el Tuareg Mulay, se pusieron manos a la obra hasta encontrar el viejo cauce de La Saguía El Hamra, un punto idóneo en el que excavar un pozo. 

Cuando estuvo terminado, impuso una norma: todo el que quisiera dar de beber a su ganado tenía que traer una piedra y dedicar un día de trabajo a construir el zoco. El té y el azúcar de los descansos los ponía él de su bolsillo.

La Saguía El Hamra

Cuando tiempo más tarde el capitán general de Canarias acudió a la ceremonia de inauguración de la nueva ciudad, se asombró de la magnitud de cuanto se había hecho, por lo que le pidió a Manolo la cuenta de gastos. Éste escribió en un trozo de papel: «Por el té y el azúcar de la fundación de la ciudad de El Aaiún, 500 pesetas». 

El Aaiún es a día de hoy la ciudad más importante del Sáhara Occidental, y como no cabía de esperar, gracias a un gallego.

Mezquita de El Aaiún

¿Te ha gustado? Pues ya sabes.. Comparte, twittea y suscribete para recibir todas nuestras novedades y conocer las curiosidades de Galicia.


¡¡¡Porque Galicia es única y aculturadegalicia.com también!!!





-