Cultura Galega Adiós, ríos; adiós, fontes; adiós, regatos pequenos; adiós, vista dos meus ollos, non sei cando nos veremos. (Rosalía de Castro) Comería a túa alma coma quen come un ovo doce novo, perfecto microcosmos no seu óvalo de nacre. (Estíbaliz Espinosa) Idioma meu, homilde, nidio, popular, labiego, suburbial e mariñeiro, que fas avergoñar ó burgués, ó señorito i o tendeiro. (Manuel María Fernández) Ás veces fáltannos palabras e ás veces sóbrannos, ás veces fáltanos o tempo de dicilas e ás veces pásanos o tempo de calalas. (Baldo Ramos) Os soños cantan coa gorxa xeada, como esclavos fan tocar os tambores. (Manuel Rivas) Mexan sobre nós e temos que dicir que chove. (Castelao) Díxenlle á rula: Pase miña señora! E foise polo medio e medio do outono por entre as bidueiras sobre o río. (Álvaro Cunqueiro)

El Tejo, uno de los árboles mágicos de los Druidas


La gente asociaba el Tejo al árbol de la vida y de la muerte. Solía plantarse como símbolo de la vida en la puerta de las casas y como símbolo de muerte en los cementerios e iglesias. Hay Tejos Macho y Tejos Hembra. Las hembras, son las que producen las semillas.



Su madera es muy apreciada en ebanistería, por su dureza y elasticidad, pero es una especie protegida. Los Celtas lo usaban para hacer arcos y flechas. Es un árbol muy venenoso, cuyas bayas florecen al final del invierno y principios de primavera, madurando las semillas en otoño. Es extremadamente longevo, llegando a a los 1000 años y una altura máxima de 20 metros.

Los Druidas, consideraban el Tejo como un árbol mágico, del cual extraían la sabia y recogían la corteza y las bayas para hacer sus conjuros. No olvidemos que la gente lo asociaba al árbol de la vida y de la muerte.



¿Te ha gustado? Pues no dudes en compartirlo y twittearlo para que todos tus amigos lo sepan. Si además te suscribes podrás recibir todas nuestras novedades.





-