Cultura Galega Adiós, ríos; adiós, fontes; adiós, regatos pequenos; adiós, vista dos meus ollos, non sei cando nos veremos. (Rosalía de Castro) Comería a túa alma coma quen come un ovo doce novo, perfecto microcosmos no seu óvalo de nacre. (Estíbaliz Espinosa) Idioma meu, homilde, nidio, popular, labiego, suburbial e mariñeiro, que fas avergoñar ó burgués, ó señorito i o tendeiro. (Manuel María Fernández) Ás veces fáltannos palabras e ás veces sóbrannos, ás veces fáltanos o tempo de dicilas e ás veces pásanos o tempo de calalas. (Baldo Ramos) Os soños cantan coa gorxa xeada, como esclavos fan tocar os tambores. (Manuel Rivas) Mexan sobre nós e temos que dicir que chove. (Castelao) Díxenlle á rula: Pase miña señora! E foise polo medio e medio do outono por entre as bidueiras sobre o río. (Álvaro Cunqueiro)

Fiesta del "Boi" de Allariz


En el s. XIV habitaba en Allariz, Ourense, una población judía respetable, confinada en el barrio de San Estevo, Extramuros, que vivía conjugando un innegable dinamismo económico con el acoso provocado por la “oficialidad” cristiana, moradora de la ciudad amurallada. Llegada la festividad de Corpus, y aprovechando la procesión del Santísimo para acercarse al convento, necesitaba salir extramuros, era cando aprovechaban los judíos para desahogar sus iras y frustraciones, gritando e insultando al paso de la procesión. Cuentan los cronistas que Xan de Arzúa, un hidalgo alaricano de profundas convicciones religiosas decidió dar fin a esta situación. Leegada la procesión de 1317 montó a lomos de un buey y acompañado por varios criados y cargado de sacos con hormigas encabezó la procesión de Corpus. Cuando los judíos aparecieron para boicotear el acto, a base de cornadas y lluvia de hormigas espantó para siempre a los judíos.



Desde entonces y hasta 1936, todos los años por el Corpus sale el Buey en Allariz. Durante la guerra se suspende, para después despertar lentamente, apagándose definitivamente a finales de los 50, principios de los 60. Desde entonces, y según las palabras de Antonio Blanco, “el Buey vive escondido en el corazón de los alaricanos”, hasta que en 1983, un grupo de jóvenes decide recuperar la fiesta, y el buey vuelve a correr por Allariz todos los años en el mes de Junio.



El ascenso en participación, popularidad y proyección pública de la fiesta desde su recuperación es espectacular; buena prueba de esto, son los 10 días de duración actual de la festividad y del número de visitantes que se acercan todos los años por el Corpus Christi a Allariz.



El 18 de Mayo de 2006 fue declarada Fiesta de Interés Turístico por la Xunta de Galicia.

¿Te ha gustado? Pues no dudes en compartir y en twittear para que todos tus amigos sepan de esta y otras fiestas de Galicia y si te suscribes podrás recibir todas nuestras novedades.






-