Cultura Galega Adiós, ríos; adiós, fontes; adiós, regatos pequenos; adiós, vista dos meus ollos, non sei cando nos veremos. (Rosalía de Castro) Comería a túa alma coma quen come un ovo doce novo, perfecto microcosmos no seu óvalo de nacre. (Estíbaliz Espinosa) Idioma meu, homilde, nidio, popular, labiego, suburbial e mariñeiro, que fas avergoñar ó burgués, ó señorito i o tendeiro. (Manuel María Fernández) Ás veces fáltannos palabras e ás veces sóbrannos, ás veces fáltanos o tempo de dicilas e ás veces pásanos o tempo de calalas. (Baldo Ramos) Os soños cantan coa gorxa xeada, como esclavos fan tocar os tambores. (Manuel Rivas) Mexan sobre nós e temos que dicir que chove. (Castelao) Díxenlle á rula: Pase miña señora! E foise polo medio e medio do outono por entre as bidueiras sobre o río. (Álvaro Cunqueiro)

La Cuadrilla de Pepa a Loba


Pepa nació en la parroquia de Couso en 1835, A Estrada. Su madre , conocida como “La Falucha”, la quería y mimaba y compartían lo que tenían, que era muy poco.Se desconocía quién era el padre aunque el pueblo pensaba que era hija del hermano del tendero.

Cuando aun era una niña comenzó a trabajar cuidando las ovejas de su tía Dorinda, y fué en esta etapa de su vida cuando se ganó el sobrenombre de “Pepa a Loba” ya que en una ocasión se enfrentó a palos y con la ayuda de su perro "Lueiro" a un lobo que atacó el rebaño. La niña quedó herida y el noble perro le ayudó a llegar a la aldea.

Cuando llega su juventud, Pepa a Loba sufrió el acontecimiento que iba a marcar el resto de su vida. Su madre La Falucha era violada en su casa por un desconocido y quedó embarazada. 

Pepa que se encontraba en la casa presenció la violación. Nueve meses después su madre moriría en el parto junto con el bebé. Su tía Dorinda pasó a hacerse cargo de ella y la obligaró a mendigar por ferias, trabajar en el campo y cuidar de los rebaños hasta que decidió mandarla a vivir con el tendero del pueblo, con la intención de convertirla en su "querida" y así poder sacar algún "favor" económico.

Pero el tendero le cogió cariño y la adoptó como hija. Contrató a un estudiante para que se ocupase de su formación. Después, los dos jóvenes se enamoraron y se hicieron novios. El tendero hizo testamento a favor de Pepa y, al poco tiempo, apareció asesinado con un cuchillo de cocina clavado en el pecho. 

Su novio resultó exculpado, pero Pepa fue encarcelada y condenada a cadena perpetua. El pueblo sin embargo sospechaba que el crimen lo había cometido el hermano del tendero, al que también se consideraba el padre de Pepa.

Pepa permanecería en la cárcel de Pontevedra durante algún tiempo. En la prisión pidió el auxilio espiritual del capellán de la cárcel. Cuando estaban solos lo golpeó y se escapó vestida de cura. Después se disfrazó de hombre y salió de Pontevedra. 

Su obsesión era vengarse del Albeite (hermano del tendero y su supuesto padre). Con una pistola y su perro, se dirigió al pueblo. Allí lo amenazó e hizo que su perro lo matase. Ésta sería la primera acción de Pepa a Loba. 

Después se marchó al monte a vivir, y tiempo después formó la banda de bandoleros mas conocida de la península, 'A Cuadrilla de Pepa Loba', con los que realiza numerosas expropiaciones y asesinatos.

La provincia de Pontevedra era, principalmente, su escenario de actuacion pero también realizó asaltos en otras provincias gallegas. Con su cuadrilla de bandoleros asaltaba a caminantes de clase alta, curas, caciques, también los pazos, casas fuertes, rectorales (casas de los curas). Los ricos la odiaban y temían sin embargo suscitaba simpatía y admiración entre la mayoría de los campesinos gallegos, pues se sentían identificados, en cierta manera, con ese espíritu anárquico y esa vida azotada por la miseria, la injusticia y la crueldad.

Y así comienza a forjarse una leyenda que aun se sigue trasmitiendo en muchos de los lugares que la famosa bandolera frecuentaba. Una de sus zonas de actuación era en el antiguo camino a Ponteareas, poco antes del Castillo de Villasobroso. También se tiene constancia que en “A Hermida” (Covelo) asaltaba la casa de Maria Paula, hoy convertida en la Casa Museo Pazo da Cruz.

En las obras recientes en dicha casa han aparecido dos revólveres de la época, que probablemente eran utilizados para defenderse de Pepa a Loba, que con su cuadrilla, aparecía por la casa de cuando en cuando para exigir 4 panes y dinero.

Los frecuentes asaltos a la casa provocaron que la familia escondiera en un monte de su propiedad, dinero y joyas ante el temor de perderlo en uno de los asaltos.

No está muy claro como termina la história de la bandolera una versión dice que muere en la prisión de A Coruña. Hay quien apunta que Pepa a Loba murió en uno de los asaltos a un rectoral cuando le arrojaron aceite hirviendo. 



Comparte la historia de Pepa a Loba para que todos tus amigos lo sepan y no dudes en suscribirte para recibir todas nuestras novedades y conocer las curiosidades de Galicia.





-