Cultura Galega Adiós, ríos; adiós, fontes; adiós, regatos pequenos; adiós, vista dos meus ollos, non sei cando nos veremos. (Rosalía de Castro) Comería a túa alma coma quen come un ovo doce novo, perfecto microcosmos no seu óvalo de nacre. (Estíbaliz Espinosa) Idioma meu, homilde, nidio, popular, labiego, suburbial e mariñeiro, que fas avergoñar ó burgués, ó señorito i o tendeiro. (Manuel María Fernández) Ás veces fáltannos palabras e ás veces sóbrannos, ás veces fáltanos o tempo de dicilas e ás veces pásanos o tempo de calalas. (Baldo Ramos) Os soños cantan coa gorxa xeada, como esclavos fan tocar os tambores. (Manuel Rivas) Mexan sobre nós e temos que dicir que chove. (Castelao) Díxenlle á rula: Pase miña señora! E foise polo medio e medio do outono por entre as bidueiras sobre o río. (Álvaro Cunqueiro)

Lugh, el Dios Celta que cumple todas las funciones


Lugh era el hijo de Ethlinn (hija de Balor) y Cian (hijo de Dian Cecht). Su nacimiento no fue celebrado por el Fir Bolg (un pueblo no humano) lo que su abuelo materno, Balor, vio como un mal augurio y ordenó que el recién nacido fuera echado al mar para que se ahogara. Lo hizo porque existía una profecía que decía que este bebé mataría a Balor en el futuro.

Como quería evitar esto a toda costa, en primer lugar, encerró a su hija en una torre de cristal, aislándola para que no pudiera quedarse embarazada. Sin embargo, así sucedió, por lo que el niño tenía que morir.

Dios celta Lugh.

Aunque las hazañas de sus viajes se desconocen, cuando llegó a las puertas de Tara, afirmó haber adquirido los conocimientos necesarios por un carpintero, un poeta y contador de cuentos, un mago, un médico y un copero. Él sabía todo eso y era, al parecer, el maestro de muchos oficios.

Sorprendidos por sus habilidades, le dejaron entrar a Tara y allí ocupó “el asiento del saber” durante un tiempo e incluso llegó a convertirse en Rey de los Tuatha de’ Dannan cuya condición para ser rey era arrebatar el reinado a los Fir Bolg.

Por ello, planeó una guerra contra ellos y, sin conocer la profecía, se encontró cara a cara con su abuelo en el campo de batalla, evitando así los trucos que habían empleado los Tuatha de’ Dannan para alejarlo de la batalla por considerarlo valioso. Lugh lanzó contra Balor una piedra que le impactó de forma mortal en el ojo. Con ello, los Tuatha de’ Dannan resultaron victoriosos. De esta forma, Lugh se convirtió en el Rey de los Tuatha de’ Dannan.

Según la mitología celta, Lugh no es el dios supremo, sino un dios que cumple todas las funciones o el múltiple artesano y, en nuestros días, Lugh está presente en la fiesta del 1 de agosto llamada “Lugnasad” que se celebra en la ciudad de Lugo, con una fiesta que incluye comida y bodas imitando la tradición celta pues son celebradas en el bosque y con modernas versiones de los antiguos druidas.

Ilustració de la batalla de Lugh.

¿Te ha gustado? Pues no dudes en compartir y twittear para que todos tus amigos sepan todas las historias de los celtas. Si además te suscribes podrás recibir todas nuestras novedades.

Porque Galicia es única y aculturadegalicia.com también.



-