Cultura Galega Adiós, ríos; adiós, fontes; adiós, regatos pequenos; adiós, vista dos meus ollos, non sei cando nos veremos. (Rosalía de Castro) Comería a túa alma coma quen come un ovo doce novo, perfecto microcosmos no seu óvalo de nacre. (Estíbaliz Espinosa) Idioma meu, homilde, nidio, popular, labiego, suburbial e mariñeiro, que fas avergoñar ó burgués, ó señorito i o tendeiro. (Manuel María Fernández) Ás veces fáltannos palabras e ás veces sóbrannos, ás veces fáltanos o tempo de dicilas e ás veces pásanos o tempo de calalas. (Baldo Ramos) Os soños cantan coa gorxa xeada, como esclavos fan tocar os tambores. (Manuel Rivas) Mexan sobre nós e temos que dicir que chove. (Castelao) Díxenlle á rula: Pase miña señora! E foise polo medio e medio do outono por entre as bidueiras sobre o río. (Álvaro Cunqueiro)

Castro de Ancos


El castro de Ancos pertenece al municipio de Neda, La Coruña, y se puede localizar en la cumbre más baja de las tres que componen el Monte Ancos. Es un castro de cumbre desde el que se puede observar todo el valle y la desembocadura del río y la ría de Ferrol. Si el día está claro se puede ver La Coruña.

En la actualidad está muy destruido, porque cuando se hizo la pista, que atraviesa las murallas por este y oeste, quedó bastante aplanado. El tramo del foso que se puede observar está en el lado sur. Las entradas son todas recientes. Cerca del castro hay fuentes y manantiales.

Algunos investigadores dicen que del muro exterior parte una vía de 25 dm de ancho, con pequeños muros a los lados, que conduce hasta una de las cumbres. Por la vegetación de líquenes, así como por los espacios al aire, se puede deducir que está empedrada.

Algunas personas del lugar dicen que hace algunos años, en la cumbre en la que acaba la vía, se podían ver, a ras de suelo, los cimientos de unas construcciones que tenían forma circular. Lo que no se dice es si estaban o no rodeadas de muros o terraplenes. Así mismo se afirma que la pista abierta en el año 1987, que destrozó buena parte de lo que allí había, atravesó lo que bien podía ser el ante castro, hoy considerado como parte principal.



Del muro que rodea la cumbre parte otro, de un metro de ancho aproximadamente, que baja por el monte a lo largo de 200 m. En las orillas se pueden ver restos de algunas edificaciones. De formar una unidad, nos encontraríamos ante un conjunto de gran tamaño, quizás la famosa Libunca de la que hablaban los viejos historiadores.

Comparte y twittea para que tus amigos puedan saberlo todo sobre los celtas en Galicia. Si además te suscribes recibirás nuestras novedades por email.



-