Cultura Galega Adiós, ríos; adiós, fontes; adiós, regatos pequenos; adiós, vista dos meus ollos, non sei cando nos veremos. (Rosalía de Castro) Comería a túa alma coma quen come un ovo doce novo, perfecto microcosmos no seu óvalo de nacre. (Estíbaliz Espinosa) Idioma meu, homilde, nidio, popular, labiego, suburbial e mariñeiro, que fas avergoñar ó burgués, ó señorito i o tendeiro. (Manuel María Fernández) Ás veces fáltannos palabras e ás veces sóbrannos, ás veces fáltanos o tempo de dicilas e ás veces pásanos o tempo de calalas. (Baldo Ramos) Os soños cantan coa gorxa xeada, como esclavos fan tocar os tambores. (Manuel Rivas) Mexan sobre nós e temos que dicir que chove. (Castelao) Díxenlle á rula: Pase miña señora! E foise polo medio e medio do outono por entre as bidueiras sobre o río. (Álvaro Cunqueiro)

El Estuario del Miño


El Estuario del Miño es una extensa zona húmeda de gran valor ecológico. Está reconocida por los biólogos y expertos ornitólogos por la variedad y cantidad de aves que invernan en este lugar. Pertenece a la Red Natura 2000 y está incluida desde 1965 en la Lista de zonas húmedas de Europa y Norte de África de importancia internacional. 



También ha sido reconocida como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Zona de Especial Protección de los Valores Naturales (ZEPVN). Durante los meses de otoño-invierno podemos observar centenares de especies de aves como cercetas, correlimos, garzas, gaviotas y aguiluchos. 

El Parque tiene dos observatorios para aves y una estación ornitológica. Durante los meses de primavera-verano la vegetación alcanza sus cotas más altas, con especies autóctonas de la comarca del Baixo Miño. La zona del estuario del Miño aparece llena de islas fluviales, zonas intermareales, bancos de arena y marismas saladas de enorme valor ecológico.


En total, el estuario del río Miño se extiende a lo largo de 14 kilómetros, para alcanzar los dos mil metros de ancho en su desembocadura, en A Guarda. Su margen final está ocupada por un larguísimo arenal en el que se han formado tres playas fluviales de fina arena, cuyas aguas cambian de grado de salinidad a medida que lo hacen las mareas. Así, cuando está la marea baja el agua se presenta dulce y casi templada, mientras que en pleamar, la temperatura del agua desciende y sube su salinidad.

También las riberas del Miño y sus aguas son refugio de varias especies tanto vegetales como piscícolas. Salmones, que tienen aquí su limite de distribución más meridional de toda Europa, lampreas o anguilas nadan a la sombra de un espeso bosque de ribera y vegetación palustre.



Comparte y twittea para que tus amigos también puedan visitar en Galicia sitios como este. Si además te suscribes recibirás nuestras novedades por email y si quieres también puedes descargar nuestra APP para disfrutar de todo nuestro contenido en tu dispositivo Android.





-