Cultura Galega Adiós, ríos; adiós, fontes; adiós, regatos pequenos; adiós, vista dos meus ollos, non sei cando nos veremos. (Rosalía de Castro) Comería a túa alma coma quen come un ovo doce novo, perfecto microcosmos no seu óvalo de nacre. (Estíbaliz Espinosa) Idioma meu, homilde, nidio, popular, labiego, suburbial e mariñeiro, que fas avergoñar ó burgués, ó señorito i o tendeiro. (Manuel María Fernández) Ás veces fáltannos palabras e ás veces sóbrannos, ás veces fáltanos o tempo de dicilas e ás veces pásanos o tempo de calalas. (Baldo Ramos) Os soños cantan coa gorxa xeada, como esclavos fan tocar os tambores. (Manuel Rivas) Mexan sobre nós e temos que dicir que chove. (Castelao) Díxenlle á rula: Pase miña señora! E foise polo medio e medio do outono por entre as bidueiras sobre o río. (Álvaro Cunqueiro)

El milagro de la Picaraña


En los tiempos en que los moros dominaban la Península, en plena guerra del cristianismo contra el islamismo, un caballero cristiano huía por los montes de Condado perseguido por un grupo de enemigos. En las prisas de la huida, el caballero cambió de camino y sin darse cuenta, fue a dar al alto de la Picaraña (Arcos, municipio de Ponteareas, Pontevedra).

Es un monte que acaba en una enorme piedra lisa que parece asomarse a un enorme precipicio. Sin salida, prefirió tirarse desde lo alto de la piedra a caer en manos de sus enemigos, que le harían renegar de su fe.

Pero en ese momento se produjo un milagro. Al saltar y tirarse al vacío, el caballo salió volando como si de un Pegaso se tratara, salvandole la vida al caballero.



Dicen que en lo alto de la piedra están las marcas de las herraduras del caballo cuando saltó. Otras versiones dicen que lo que hay en lo alto de la piedra son las pisadas de Jesus.

Si te ha gustado no dudes en compartir y twittear para que todos tus amigos conozcan las tradiciones y leyendas gallegas. Si además te suscribes podrás recibir todas novedades en tu email en tu email.






-