Cultura Galega Adiós, ríos; adiós, fontes; adiós, regatos pequenos; adiós, vista dos meus ollos, non sei cando nos veremos. (Rosalía de Castro) Comería a túa alma coma quen come un ovo doce novo, perfecto microcosmos no seu óvalo de nacre. (Estíbaliz Espinosa) Idioma meu, homilde, nidio, popular, labiego, suburbial e mariñeiro, que fas avergoñar ó burgués, ó señorito i o tendeiro. (Manuel María Fernández) Ás veces fáltannos palabras e ás veces sóbrannos, ás veces fáltanos o tempo de dicilas e ás veces pásanos o tempo de calalas. (Baldo Ramos) Os soños cantan coa gorxa xeada, como esclavos fan tocar os tambores. (Manuel Rivas) Mexan sobre nós e temos que dicir que chove. (Castelao) Díxenlle á rula: Pase miña señora! E foise polo medio e medio do outono por entre as bidueiras sobre o río. (Álvaro Cunqueiro)

La tumba de Santo Sartego


En la parroquia de Santiago de Trasmonte en el municipio de Friol, existe un sarcófago medieval bien conservado, que está situado en el exterior de la iglesia parroquial. Esta tumba se conoce como el Santo Sartego y tiene la propiedad de sanar un mal que también lleva su nombre: el mal de sartego. Esta enfermedad es una variante del tradicional aire de difunto, aire de gato y otras similares. En todo caso, el rito está indicado, según la tradición popular, para curar a niños pequeños que tienen alguna deficiencia física.

Por ello se realizan diferentes prácticas de medicina que consisten en lo siguiente: 
Una persona llamada María, lava al niño que presente alguna deficiencia junto al sarcófago. A continuación dan dos vueltas alrededor de la iglesia, y rezan un padrenuestro en cada esquina de ella. Después dejan una prenda del niño debajo del sarcófago. 

Se trata de los restos de un recinto protohistórico en el lugar conocido con el nombre de “Agro do Castro”. Posiblemente los romanos utilizaron este castro como lugar de campamento, ya que tiene una gran capacidad, y serviría como defensa de Lugo.

Tumba de Santo Sartego

La formación granítica de los terrenos dio lugar en muchas zonas del municipio friolense a la existencia de grandes penedos. Algunos, como la llamada Pena Bicuda, en la parroquia de Trasmonte, le fue dado dicho nombre porque en uno de sus extremos la “pena” se prolonga como un hocico o pico – de ahí el nombre de bicuda o picuda- de un animal prehistórico. 

La leyenda dice que allí vivió una bruja; de tamaño descomunal, que un día que iba hilando con una roca tan grande como un arado romano, acompañada de una niña, que se subió a la “pena”, resbaló y cayó de la misma, matándose.

La bruja entonces, desesperada, increpó así a la “pena":
¡Pena bicuda, 
heiche ceibar unha pedra que te ha de fender 
de rabo a orella! 

La piedra tirada hizo una profunda hendidura en la “pena”, hendidura que los naturales del país señalan como llevada a cabo por la bruja. 

En la parroquia de Trasmonte, además del sarcófago del atrio de la iglesia se encuentran cuatro más, todos ellos hechos de piedra. 

Uno en la Casa Cubana 
Uno en la Casa de Ramos 
Uno en la Casa Fidalgo 
Uno en la Casa Toxal

Tumba de Santo Sartego

Cultura Galega te cuenta todas las leyendas y tradiciones de nuestra tierra gallega. No olvides suscribirte y recibir todas las novedades que preparamos para ti a diario y compartirlo para que todos tus amigos lo sepan absolutamente todo sobre Galicia.



-